“El mundo está enfermo de afectividad” Rolando Toro

La Asociación Acompañamiento Afectivo nace con el deseo de atender la urgente necesidad de afectividad que tenemos en la sociedad en que vivimos.

La afectividad es la puerta que nos vincula con el mundo. Es el nexo de unión entre yo y el otro. Hoy estamos gracias a la tecnología (aparentemente) más comunicad@s que nunca y en realidad a menudo en nuestras vidas sentimos una soledad desgarradora. Estar comunicad@s no tiene nada que ver con sentirnos afectivamente acompañad@s.

El acompañamiento afectivo de nuestra asociación te ofrece la posibilidad de rescatar el vínculo afectivo que necesitas. En cada una de las sesiones que proponemos, bien individual o grupal, creamos un espacio donde puedes dejarte caer en un continente seguro y permitirte que suceda y legitimes cualquiera que sea la emoción que sientes. A tu lado está siempre la presencia de una persona que desde el vínculo afectivo te acompaña y te sostiene sin juicios ni preguntas. Esto es tremendamente nutritivo y sanador en sí mismo.

Nuestra asociación traspasa el tabú del contacto físico, ofreciendo dentro de sus actividades, sesiones específicas donde reconocemos y legitimamos el contacto corporal, los abrazos y las caricias afectivas como una necesidad para el desarrollo mental, físico y emocional de las personas. Ver Sesiones de Acompañamiento Afectivo Corporal.

Actividades de la Asociación Acompañamiento Afectivo

¿Necesitas un abrazo? ¿Deseas relajarte, descansar y sentirte cuidad@? ¿No puedes más, has llegado al límite de tus posibilidades, necesitas dejarte caer y que alguien te sostenga, incluso físicamente?

Aceptar, sanar y honrar nos permite seguir adelante con el permiso de hacerlo distinto y abriéndole paso a nuestros descendientes para un futuro mejor.

¿Te sientes triste, deprimida, perdida? ¿A veces buscando afectividad ofreces sexo? ¿Tu matrimonio no funciona? ¿Si no eres madre sientes que tu vida no tiene sentido? ¿Has perdido la conexión con lo que tú deseas? Yo también contesté que sí a muchas de estas preguntas querida mujer.

El Coaching Astrológico te propone la posibilidad del reencuentro contigo mism@, con lo que viniste hacer y con lo que tienes para lograrlo.

Reiki es un sistema de sanación natural, una forma de canalizar energía universal a través de las manos.

Esta eficaz herramienta te ayudará a relajarte, a disminuir la ansiedad y a liberar tensiones aportando una sensación de calma y bienestar a todo tu ser.

La Biodanza es la danza de la vida. Es un sistema de integración afectiva que permite desarrollar tus potenciales a través de la música, el movimiento, la vivencia y el grupo.

Una mirada a la afectividad desde la filosofía

“Desde Platón y Aristóteles y a lo largo de los siglos, los afectos y emociones han sido considerados desde muy diversos puntos de vista. Así en la Época Clásica la razón era la característica esencial de la persona y la afectividad se asimilaba al caos. Santo Tomás de Aquino y Descartes dan gran impulso a la valoración independiente de la afectividad. Rousseau consolida su valor autónomo y la obra de James y Lange estimularon su investigación desde el punto de vista fisiológico conductual.

Las teorías neurológicas se inician con Canon comenzando a proponerse diversos modelos de circuitos de las emociones. Papez describe un complejo circuito del que dependía la afectividad y la conducta emocional. Según este autor los procesos emocionales radicarían en el hipocampo que al ser excitado enviaría impulsos al hipotálamo, núcleos talámicos y giro angulado, cerrándose el circuito con nuevas vías al hipocampo.

Posteriormente se asume la importancia del córtex en los procesos emocionales y afectividad, vinculando la emoción a la motivación.

La afectividad, es pues no una función psíquica especial, sino un conjunto de emociones, estados de ánimo, sentimientos que impregnan los actos humanos a los que dan vida y color, incidiendo en el pensamiento, la conducta, la forma de relacionarnos, de disfrutar, de sufrir, sentir, amar, odiar e interaccionando íntimamente con la expresividad corporal, ya que el ser humano no asiste a los acontecimientos de su vida de forma neutral.

La afectividad por tanto confiere una sensación subjetiva de cada momento y contribuye a orientar la conducta hacia determinados objetivos influyendo en toda su personalidad.”

(extracto sobre la Afectividad publicado en la Universidad Politécnica de Madrid. http://www.upm.es/)