TESTIMONIOS

NOTICIAS

“Las sesiones de acompañamiento afectivo corporal han sido para mí una liberación emocional. Tantas veces comercié con mi cuerpo canjeando sexo por afecto que llegué a desconectarme de qué es lo que realmente deseaba. Hoy cuando deseo sexo, busco sexo y lo cambio por sexo. Cuando lo que necesito es afecto y contención no lo canjeo por nada. Si de manera natural en mi vida cotidiana sucede pues fantástico, y si no sucede pues me regalo una sesión de mimos y arrumacos donde me siento segura y recibo justo lo que necesito.”

María López

“Era muy reacio a ir a una sesión de Acompañamiento Afectivo corporal, pero en mi cumpleaños una amiga me sorprendió con un vale-regalo y probé. ¡Fue una pasada! Al principio me sentía muy cohibido pero al entrar en la sala dejé atrás los prejuicios y me dije si no es aquí dónde, si no es ahora cuándo… y simplemente me dejé llevar por mi acompañante. Terminé tumbado con la cabeza en su regazo simplemente respirando y sintiéndome como un niño seguro y en paz. La hora pasó volando. Gracias Ana, el mejor regalo de mi vida”

Luis Rodríguez

“A veces siento que mi piel tiene hambre y pide a gritos caricias igual que hace mi estómago cuando quiere comida. A veces me doy un masaje y acallo un poco la necesidad de contacto y otras reconozco que salgo a ver si ligo. Desde pequeña me invade una sensación misteriosa de ansiedad que no atiende a nada que yo comprenda. Creo que es mi cuerpo pidiendo auxilio. No tengo pareja ni hijos y con mis padres simplemente no surgen los abrazos. Mi psicólogo me habló de las sesiones de acompañamiento afectivo corporal y un día probé. La primera vez solo fui capaz de sentarme en el sofá y no paré de llorar, no deseaba ningún tipo de contacto físico, no soportaba la inmensa soledad que sentía. Volví a la semana siguiente y mi acompañante me propuso respirar juntas poniéndome su mano en mi abdomen, solo este ligero contacto me transportó a otra dimensión, no podía creer que me pudiera sentir tan bien tan solo teniendo a alguien a mi lado custodiando mi respiración. En las siguientes sesiones me fui relajando y ahora me dejo abrazar e incluso alguna vez hasta acunar.”

Mercedes Arán

“A mi edad recibo pocos abrazos, nunca recibí  muchos la verdad, pero ahora que vivo sola pasan los días y a veces ni si quiera hablo con nadie en todo el día. Vi un cartel en el hogar del pensionista y fui a ver de qué iba eso de la afectividad corporal. No sé qué es lo que me pasa allí, pero en cuanto entro en la sesión me siento mucho mejor y hasta deja de dolerme la rodilla.”

A. C.

Biodanza: Sácale jugo a tu Vida en julio

  Un refrescante fin de semana de vacaciones para:  * Conectar con la Sabiduría de tu Cuerpo  * Disfrutar de la alegría en la Atención Plena  * Practicar la Comunicación con Co-razón  * Descansar, compartir y disfrutar Con herramientas de Biodanza, Coaching corporal y...

Biodanza y los 5 Sentidos. El umbral del Placer

¿Te atreves a descubrir tu umbral del placer?  Sí, has leído bien, TU UMBRAL DEL PLACER. Si buscas en google “umbral del dolor” el buscador te devuelve, y copio literal, 125.000 resultados (0,58 segundos). Si pones “umbral del placer” te...

IV Festival de Biodanza S.R.T. de la Ciudad de Málaga

El sábado 22 de abril se celebrará el IV Festival de Biodanza S.R.T. en Málaga. Este festival anual, tiene lugar durante el mes de abril en muchas ciudades del mundo  para conmemorar el nacimiento del creador de la Biodanza, Rolando Toro, el 19 de abril de 1924. Los...