Terapia de caricias. Las personas nacemos con cinco sentidos (Vista, Oído, Olfato, Gusto y Tacto) este último es el único imprescindible para nuestra supervivencia, ya desde nuestro nacimiento necesitamos de las caricias. La piel es nuestro sistema nervioso exterior que nos comunica con el medio ambiente y con los demás.

El psicoterapeuta Claude Steiner, desarrolló una teoría denominada “La economía de las caricias”, donde pone de manifiesto, los efectos que produce en el ser humano, crecer, desarrollarse y vivir, dependiendo de la abundancia o  escasez de signos afectivos.

Investigaciones científicas evidencian  que la ausencia de caricias provoca retraso en el desarrollo del neonato, incluso puede llevarle a la muerte, a pesar de garantizarle una alimentación e higiene correctas para su supervivencia. La necesidad de estímulos es tan influyente en la armonía del desarrollo humano que cuando no recibimos una cantidad mínima para sobrevivir, el cuerpo entra en una dinámica de enfermedad y muerte. Leer más…